Clowns

Entramos en la habitación, gimiendo, suspirando, resoplando
quiero que me arranques la ropa, a mordiscos, con las manos,
como quieras, pero hazlo
Desnudame
Nos tumbamos en la cama casi por inercia y casi por inercia
comencé a quererte dentro, a necesitarte en mí
Y entonces...entonces tus manos

Dios mío.

Dios mío tus manos
Dios mío tu lengua
Dios mío tu cuerpo

Y sigo queriéndote dentro, pero me susurras y lo evitas
me provocas.. me provocas hasta cuando respiras
y me gusta, casi tanto como tú
te acercas, despacio y me desespero
entonces te abalanzas y tus manos frías vuelven al ataque
y me desconcentro y ya no sé en que gemido vivo, se suceden
uno tras otro y cada vez mas rápido, mas cerca, más dentro
mas fuerte, más necesario

0 mordiscos: